El niño que dejaste atrás

Sabes bien que hace tiempo que no escribo, y aunque también es cierto que en ti encuentro uno de mis mejores apoyos y motivaciones, éstos a veces no son suficientes para inspirar a un cerebro en ralentí. No obstante, no podía permitir que los días siguiesen fluyendo sin más, dejando escapar cada segundo como agua entre mis manos.

Y así siento que te vas, que te alejas sutilmente de entre mis brazos; y el tiempo parece transcurrir cada vez más rápido. Cada segundo ya es pasado, y en ese pasado dejaste atrás el niño que una vez fuiste. Y aún así, siento que ese niño sigue ahí, con toda tu esencia escondida en diferente traje. La alegría, optimismo y vitalidad que tu personalidad empezó a mostrar siguen perennes e imperturbables, cual árbol que se dobla ante un viento enfurecido cuyas raíces no tiemblan a la hora de permanecer inquebrantables.

Tantos 27 de Noviembre separados y aún así, lo que prevalece por encima de todo son los pequeños momentos sin importancia, los día a día no señalados, los whatsApp con corazones, tus llamadas llamándome “chavaluca”, los despertares con un abrazo, tu compañía en mis paseos contra la agorafobia, los ratos pasados en silencios que no necesitaban palabras…. Confidencias y secretos, risas y lágrimas, sueños y realidades quedarán entre nosotros. Pero tan solo te pido un favor. Sigue cambiando tu armadura, pero nunca cambies tu interior.

Feliz cumpleaños, Tati

Siempre recuerdo
lo mucho que te quiero
y siempre deseo
que se cumplan todos tus sueños

Feliz cumpleaños, Abi

“Siempre hay un momento en la infancia cuando la puerta se abre y deja entrar al futuro”.

– Graham Greene (Escritor, guionista y crítico británico)

Imagen www.pexels.com

Anuncios