Eligiendo el camino

Solemos tener como absurda meta el conseguir nuestros objetivos al primer intento; si finalmente esto no es así, lo veremos como un fracaso. Y, aunque hoy en día nos encontremos plenamente satisfechos con nuestra vida, tan sólo tendremos que detenernos y pensar en todo el camino recorrido hasta llegar donde hoy nos encontramos. Así haya sido más fácil o más difícil, siempre habremos tenido múltiples opciones (puede que hoy ya en el olvido) las cuales quizás, con mayor o menor fortuna, nos hubiesen llevado a otros destinos.  Aquella beca universitaria que rechazamos por asustarnos la idea de pasar un año en el extranjero; esa oferta de trabajo que suponía un traslado; la compra de ese piso que, si bien era el idóneo, estaba demasiado apartado del centro y un sinfín de oportunidades rechazadas.

Y aún así, de cuántas de esas decisiones nos hemos podido arrepentir… Bien fuese por miedo o simplemente indecisión, tomamos el camino equivocado en el que nos encontramos perdidos por un tiempo, dudando entre si continuar hasta el final sería buena idea o, si por el contrario, dar marcha atrás y reemprender ese sueño apartado sería la mejor opción. Y por el contrario, en tantas otras ocasiones el camino elegido nos llevó a buen puerto. Y es que a veces deberemos de preguntarnos si esos sueños a los que aspiramos son factibles o tan sólo fruto de nuestra imperiosa imaginación.

En más de una ocasión me he encontrado en esa tesitura, (como probablemente os haya ocurrido a muchos de vosotros que estáis ahora leyendo estas líneas), dudando entre si decantarme por el camino fácil (aquel más cómodo y que menos trabajo requiere) o el que exige demasiado esfuerzo (ese que se convertirá en un proyecto de crecimiento personal y superación). Probablemente sea este el que tenga un resultado triunfante, pues el éxito no suele venir en un paquete de regalo.

Continuamente nos encontramos en encrucijadas que nos ofrecerán múltiples oportunidades. La elección de nuestro camino sólo dependerá de dónde queramos llegar y del esfuerzo que queramos poner en conseguirlo.

“Nadie encuentra su camino sin haberse perdido varias veces.”

– Desconocido

Imagen http://www.pexels.com

13 pensamientos en “Eligiendo el camino

  1. Los y si hubiera… son periódicos atrasados. Para bien o para mal, si hubieras tomado otro camino en esas decisiones cruciales, seguramente no estarías por aquí ahora. O sí, pero entonces yo no te estaría contestando esto 😂😂✋

    Le gusta a 2 personas

    • Así es Jm. De haberme decantado por otros caminos, probablemente no estaría aquí. Nunca se sabe.
      De todas formas, en lo que a mí respecta, no me arrepiento demasiado de las decisiones tomadas. Para bien o para mal, la vida se ha encargado de señalarme el camino. Y yo, un tanto cabezota, me he revelado o me he dejado llevar, según las circunstancias.
      A disfrutar de este caluroso día…
      🙂

      Le gusta a 1 persona

  2. El blog de “Evelyn Tavares” me ha traído hasta aquí y me alegro porque me gusta lo que he encontrado.
    Me encantaría invitarte a tomar un té con hierbabuena en El zoco del escriba para que hablemos de lo que prefieras.
    Un abrazo.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .