Momentos difíciles

Cuando menos lo esperamos todo puede dar un giro de 180 grados. En tan sólo un segundo todo puede cambiar, y podemos tener incluso la sensación de que el suelo tiembla bajo nuestros pies. Todos los objetivos conseguidos se desvanecen como un castillo de naipes, y eso añadido a la muerte inesperada de alguien demasiado joven  te ciega la vista hacia el futuro como cuando nos quedamos fijamente observando un potente foco luminoso. Son esos momentos difíciles en los que uno necesita tiempo para reflexionar y aceptar los cambios, de mirar atrás y valorar hasta dónde hemos llegado; de tomar fuerzas para volverlo a intentar, y de recordar bonito sin llegar al olvidar.

Han pasado algo más de tres semanas desde mi último post, tiempo necesario de reflexión para poner todas las ideas en orden e intentar convencerme de que todas las ideas catastrofistas que revolotean por mi mente no son más que eso, pensamientos negativos que necesito desterrar. Porque ahora precisamente no es tiempo para dejar de intentar. Y es que, después de muchos pasos hacia adelante, de “pequeños grandes” avances en mi enfermedad, de pronto tuve dos síncopes en una semana. Y por increíble que parezca, cuanto más se espacian estos, una nueva recaída la vivo como una derrota, cuando quizás debería tomarla como una nueva oportunidad de empezar “desde cero”. Y esto, unido al extremo cansancio con el que me quedo después de los desmayos (como si un extraño ser absorbiese toda mi energía), me empujó a un tiempo sabático.

Pero ni puedo ni quiero victimizarme; al fin y al cabo, cada experiencia vivida es un aprendizaje. Esto me ha llevado a estar donde estoy en este preciso instante; a aprender cada día más maneras de afrontar y superar mi enfermedad, a mirar hacia mi interior y ser consciente de mis emociones en cada momento, para así poder manejarlas de manera adecuada y de esta forma, entre aprendizaje y aprendizaje, crear este espacio que hoy comparto con tod@s vosotr@s.

“Tiempos difíciles no son los tiempos para dejar de intentar.”

– Ray Owen

Imagen http://www.pexels.com

Anuncios

20 pensamientos en “Momentos difíciles

  1. Hola, Cristina.
    Con tu permiso y sin ser experta en el tema creo que las recaídas son normales. Forma parte de la recuperación el retroceder de vez en cuando. Pero no partes de cero, ya tienes mucho caminado.
    Un beso y ánimo

    Le gusta a 3 personas

    • Tienes mucha razón Evavill. Esa es una idea que siempre debo de reestructurar. Ya no parto de cero, tengo mucho andado. Y como bien dices, las recaídas son normales. El verdadero problema es que cada vez me cuesta más sobrellevarlas.
      Fuerte abrazo.

      Le gusta a 2 personas

    • Hola preciosa. Tan sólo me tomé un tiempo de reflexión (no política, jajaja). Me encontré baja de ánimos, pero ya estoy remontando. Cosas que pasan…
      Abrazo muy fuerte.

      Me gusta

    • Muchas gracias linda. Ha sido sólo un bajón más de tantos con los que nos podemos encontrar. Ahora toca remontar. Seguro que el buen tiempo (que por fin parece haber llegado) anima a salir y recargarse de energía positiva.
      Esta ha sido una pequeña “caída” en el camino que, una vez más, obliga a levantarse.
      Fuerte abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  2. Cristina, comparto el punto de Evavill, las recaídas son parte del proceso, y son necesarias para revaluar, y tú haces un trabajo de introspección que es vital en todo el proceso, malo fuese que ni te atrevieras a hacerlo.

    TE envío toda mi buena vibra, un abrazote ❤🌻

    Le gusta a 1 persona

  3. Como idea y buscando otro punto vista, ponle música:
    Dos pasos adelante y uno atrás, me caigo y me levanto, sigo palante y no vuelvo la vista atrás. Lo pasado es un capítulo leído, el presento lo estoy escribiendo y el siguiente ya te lo contaré.

    Le gusta a 1 persona

  4. Te extrañé, amiga mía…

    Te iba a enviar un correo electrónico, pero luego pensé que sería mejor esperar un poco más. Para respetar tu privacidad.

    Nunca es fácil, lo sé. Y a veces uno debe encontrar fortalezas donde nunca esperó encontrar. Creo que escribir es uno de estos bastiones. Escribir para enojarse, para tratar de recuperar, para estar decepcionado… O simplemente: escribir para escribir, nada más. Podemos escribir y esperar. Entonces podemos sentirnos un poco mejor — cuando pase el temblor.

    Estas son palabras distantes, Cris. Pero palabras con cariño. Palabras para decirte que espero que todo quede bien. Que el tiempo sea generoso.

    Estoy aquí para lo que necesites.

    Un fuerte abrazo,

    P.

    Le gusta a 1 persona

    • Son palabras distantes por culpa del océano que nos separa, pero cercanas por lo hondo que llegan a mí corazón.
      Yo también te extrañé, y a pesar de estar un tanto desconectada, te seguí leyendo cuando encontraba ánimo. Pero el tiempo está siendo generoso conmigo Paulo. Todo se va calmando.
      Muchas gracias por tu gran generosidad. Lo mismo te digo.
      Fuerte abrazo amigo del alma
      Cris

      Le gusta a 1 persona

  5. No hay mejor antídoto para los momentos difíciles que subirnos al tren de los pensamientos positivos, tener en mente todo aquello bueno que tenemos y que nos rodea, tener la fuerza para dar un salto hacia adelante o hacia donde sea pero nunca mirar atrás!! Siempre 🔝🔝🔝!! Saludos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.